María Santísima del Ara se nos presenta ataviada y entronizada en un altar para la festividad de su Romería y expuestas para ser venerada por sus hijos.
Luce manto y saya de espolín valenciano en color oro del año 1950 con motivo del Centenario Fundacional de la hermandad. Intentado recrear un estampa antigua del pasado.
Nuestra Madre porta un lazo negro por todas las víctimas del Covid19 que han fallencido y están descansando en La Paz del cielo.
Está engalanada por Liliun, lisiantus, estatic, clavel y verdes de Eucaliptus, mayeri, limonium, margaritas blancas y paniculata