En el recinto de la Ermita de Ntra. Sra. del Ara, se pueden observar restos de tumbas primitivas, excavadas en la roca, de pequeño tamaño. En las primeras visitas de la Orden de Santiago a la zona, se señala la presencia de estas tumbas, con losas de piedra o mármol, labradas con letras romanas.

En su interior, han aparecido objetos, como una pequeña vasija visigoda (siglo V-VII), aunque algunas de estas tumbas se creen anteriores, de época fenicia.

Podemos ver además en este lugar, restos de una columna romana, situados actualmente en el patio, a los pies de la ermita. La misma se encuentra fragmentada en seis partes y hoy se utilizan como asiento para el descanso de los peregrinos. Se piensa que esta columna, se trajo de la ciudad romana de Regina, para reaprovecharla.

La columna, de mármol, conserva el arranque del capitel en muy buenas condiciones, se puede ver su decoración; los demás fragmentos pertenecen al fuste de la misma. Por sus dimensiones, se trata de una columna que pudo ocupar en la antigüedad un lugar privilegiado, (un templo), lo que avala la teoría de que pertenezca a la ciudad de Regina.